El idílico pueblo de EEUU donde solo los cristianos pueden comprar o heredar una casa

El idílico pueblo de EEUU donde solo los cristianos pueden comprar o heredar una casa

febrero 14, 2018 Uncategorized 0

¿Tienen las personas o una comunidad de vecinos el derecho de establecer reglas severamente excluyentes que determinen quién puede comprar o poseer una propiedad en su localidad? ¿Es legal que en un pueblo del norte de Michigan, idílico por sus zonas boscosas y sus riberas en los Grandes Lagos, se impida que personas que no son creyentes cristianos compren o hereden allí un inmueble?

Esa es la cuestión que permea la historia de la localidad de Bay View, Michigan, y de una demanda judicial en contra de la asociación de propietarios que rige quién puede y quién no ser dueño de una vivienda en ese lugar.

Una de las históricas propiedades en Bay View, Michigan, comunidad que exige ser cristiano practicante para poder adquirir o heredar una vivienda allí. (Wikimedia Commons)

No es infrecuente que en Estados Unidos, y en otras partes del mundo, surjan comunidades en las que sus habitantes desean mantener una homogeneidad, una sintonía y, también, una exclusión contra lo que consideran inapropiado o indeseado. Clubes sociales lo practican ampliamente y en el ámbito de la vivienda, organizaciones de propietarios residenciales con frecuencia tienen reglas, que llegan a tener nivel de estatutos de gobierno, que señalan obligaciones y requerimientos muy claros para sus socios y vecinos.

Pero cuando eso llega a constituir discriminación el asunto llega demasiado lejos y se vuelve no solo abusivo sino ilegal.

Bay View fue fundada a finales del siglo XIX y sus documentos constitutivos de principios del siglo XX, como narra el periódico The Guardian, requerían que para ser propietario de una casa en el lugar se debía ser una persona de buen carácter moral. En sus inicios, esa comunidad, vinculada a la Iglesia Metodista, se pensó como una suerte de refugio cristiano, donde sus habitantes podían pasar veranos y momentos especiales (se trataba de una población donde personas que vivían en otras áreas tenían una segunda vivienda) en un ambiente de espiritualidad compartida. Pero solo exigía a ellos un buen carácter moral.

Con el paso de las décadas, y el endurecimiento de ciertos prejuicios, esas reglas se fueron volviendo más ominosas. En la década de 1940 se impuso, por ejemplo, que para poder comprar o heredar una propiedad en Bay View se debía ser de religión cristiana y de raza blanca. Con el tiempo y cambios cívicos se desechó el aspecto racial (aunque la comunidad actual sigue siendo mayormente blanca) pero se mantuvo la religiosa. Incluso se pide, para que a una persona se le permita poseer una vivienda allí, presentar una carta de un pastor o ministro religioso donde se señala que el interesado es un cristiano practicante.

En el pasado esa situación posiblemente no suscitó controversias legales, pero actualmente la situación ha cambiado. Y como señaló el portal MLive, la exigencia de una filiación cristiana practicante ha sido considerada discriminatoria y anticonstitucional tanto por algunos propietarios de vivienda de Bay View, que por ejemplo no pueden heredar a sus hijos por la restricción religiosa, como por personas que desean adquirir vivienda allí y son bloqueadas por el requisito religioso.

Por ello, se presentó ya una demanda federal en contra de la asociación de propietarios de Bay View, al considerar que sus facultades se equiparan a las de un gobierno (al ejercer control sobre la propiedad y otros aspectos) y por ello la restricción religiosa que allí existe viola la Constitución y es discriminatoria.

Un caso que lo ejemplifica es el de la familia Scheaffer, que por varias generaciones ha sido residente de Bay View. Jeremy Scheaffer, que se considera una persona de contexto cristiano, no puede heredar su vivienda a su esposa judía ni a sus hijos. Esa situación le parece inaceptable. Otros vecinos, cuenta The Guardian, como Sophie McGee, de 80 años, creen que su comunidad debe abrirse a propietarios que no sean cristianos. Su padre, de religión cristiana ortodoxa griega, fue décadas atrás rechazado por su fe en su club de golf local y por ello busco otras opciones. Bay View le permitió adquirir una propiedad. Pero justo por ello es que su hija, McGee, considera que ese pueblo debe abrirse a personas de otras religiones.

Una capilla en la histórica comunidad metodista de Bay View, Michigan. (Wikimedia Commons)

Otros no están de acuerdo. Algunos vecinos, indica MLive, consideran que su asociación es una entidad privada y que por ello tienen requisitos específicos, pero rechazan que ello constituya discriminación. Y se señala que en ese lugar no se excluye a personas no cristianas, pues personas de otras religiones rentan propiedades o acuden de visita sin problema. Su requisito cristiano es solo para ser propietario.

Hay voces que indican que esa comunidad es tradicionalmente un espacio cristiano, y por ello su atractivo y significado. Y algunos allí señalan que si bien convendría en casos especiales como el de los Schaeffer buscar una solución, en general quien quiera vivir en una comunidad religiosamente diversa no necesita mudarse a Bay View. El lugar está, por cierto, reconocido en el registro nacional de sitios históricos.

En todo caso, el argumento principal de la demanda es que la asociación de propietarios del lugar va más allá de ser una organización privada pues regula y determina cuestiones con atributos propios de un gobierno (por ejemplo, al permitir o prohibir la propiedad) y por ello el requisito religioso constituye discriminación y es inconstitucional. Se pide por ello eliminar la cuestión religiosa de los estatutos de esa entidad. La citada asociación rechaza ser discriminatoria y defiende su misión de promover actividades religiosas cristianas y caritativas.

La demanda federal está en marcha tras no lograrse un acuerdo en la etapa de mediación y aún está por verse cuál será el fallo del tribunal.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro